VILLAS CUETZALAN: A flote, entre el bosque y la niebla

Ocho acogedoras cabañas, ideales para pasar unos días en familia o en plan romántico, entre la vegetación y la niebla de Cuetzalan. Simplemente mágico.

Las nubes sienten un gran apego por las montañas que forman la sierra de Puebla. Por las mañanas, perezosas, les cuesta despegarse de las copas de los árboles y el espectáculo, desde la terraza de alguna de las ocho encantadoras cabañas de Villas Cuetzalan, es hipnótico.

En tanto la niebla empieza a disiparse y a revelar el exuberante terreno montañoso que esconde, parece una excelente idea desayunar alguna de las especialidades con ingredientes locales de El Paraíso (el restaurante del hotel), en la terraza de la cabaña, con la vista perdida en el paisaje.

Las Villas Cuetzalan, ubicadas cinco kilómetros antes de llegar al Pueblo Mágico, son perfectas para quienes viajan en su propio vehículo y adoran conducir por carreteras sinuosas.

Dónde: 5 kilómetros antes de llegar a Cuetzalan del Progreso, Puebla. T. 01 800 224 6835.

Rodeadas de hermosos jardines y grandes árboles, las cabañas están lo suficientemente distantes unas de otras como para proporcionar una perecta intimidad y un contacto estrecho con el hermoso entorno natural. Cada una de las villas cuenta con dos cuartos, cálidamente decorados, más una sala comedor con chimenea, que proporciona verdadero calor de hogar.

Ruta del Bosque: Además de unas vistas espectaculares, el hotel cuenta dentro de la propiedad con senderos que se internan en el área protegida de Bosque Mesófilo de Montaña, donde disfrutar a pleno del entorno natural: un verdadero lujo.

Por las noches, cuando el encargado del hotel prepara la leña y enciende la chimenea, es una delicia saborear una copa de licor yolixpa o un café de olla dulce y reconfortante. Así, la misión de desconectarse y lograr una relajación completa, es algo perfectamente factible en Cuetzalan.

 

Publicado en la revista Clase del periódico El Universal, 19 de julio de 2018.

This entry was posted in Español. Bookmark the permalink.

Comments are closed.